Niebla

Niebla es un municipio que desde hace siglos, es puerta de entrada a Huelva y puente con el resto de Andalucía.
Cuenta con una población de 4116 habitantes. Durante el Califato de Córdoba fue capital de la cora homónima y durante los primeros, segundos y terceros reinos de taifas, fue el centro de la Taifa de Niebla, que abarcaba un territorio mucho mayor que el actual término. Con una extensión superficial es de 223,62 km², se encuentra situado a una altitud de unos 45 m sobre el nivel del mar y a 28 km de la capital provincial, Huelva. Dispone de un importante conjunto monumental histórico. (wikipedia)


Niebla se puede considerar la capital histórico-cultural de esta zona peninsular, si bien a lo largo de los últimos siglos perdió gran parte de su relevancia. Su antigüedad se remonta hasta los comienzos de la Edad del Hierro, apareciendo en sus alrededores numerosos restos neolíticos y necrópolis dolménicas (Dolmen de Soto y Dólmenes de la Hueca). Durante la cultura tartésica se mantuvo un rico comercio. De esta época data un importante anillo de oro, en que se representa quien parece ser una diosa o cuidando de un niño. Con el pueblo fenicio fue importante por la riqueza minera de sus alrededores y por sus facilidades de comunicación, a través del río Tinto, entonces navegable hasta las mismas puertas de la ciudad. (wikipedia)

El paso del Rio Tinto por el puente medieval en muy bonito, fue la razón principal para la visita al municipio, las fotos cogiendo el puente de fondo me gustaron mucho.

Niebla
Niebla

Galeria

Niebla

A la hora de cenar en Niebla.

Llegamos al municipio por la tarde, lo justito para dar una vuelta por el interior del castillo, por sus calles antiguas y acogedoras antes de ir a cenar. Lo tenia claro, quería cenar teniendo a la vista el castillo, el restaurant elegido fue el que mejor vista tenia para verlo, me gusto el restaurante Casa Ramos. Fue una cena ligera, apacible y como telón de fondo el castillo, a medida que caía la noche se fue iluminando, creando un ambiente muy romántico.

A la mañana siguiente, más de lo mismo, no quería desayunar sin tener el castillo a la vista, Casa Ramos aún estaba cerrado pero por suerte estaba abierto otro algo más a la entrada del pueblo pero que también tenia vistas al castillo.

Unas fotos…

El desayuno…

Para empezar el dia…no esta nada mal ?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: